La Sagrada Orden Mística está conformada por dos cuerpos místicos: Seguidores y Servidores.

 

Miembros Pro-seguidores y Seguidores

El Pro-seguidor

El pro-seguidor es considerado como una condición anterior a ser seguidor. El pro-seguidor es aquel que, después de un tiempo de asistencia a las ceremonias y las reuniones, no se define todavía para ingresar como miembro a la S.O.M. Puede ser un simpatizante o puede ser un presentado. Puede tratarse de personas adultas o niños cuyos padres desean educarlos con los principios de la conformética Septriónica.

El simpatizante o presentado se caracteriza por frecuentar las actividades lucidarias[1] e interesarse por la doctrina Septriónica, sin ser Septriónico todavía, contando el presentado tan solo con la protección del Septrionismo, sin tener el compromiso como miembro.

El pro-seguidor todavía no ha formalizado su compromiso como “seguidor” porque está en un período de capacitación en los principios doctrinales que se requieren para ser aceptados como pariente-seguidor.

El Seguidor

Es considerado como Seguidor de la S.O.M. en primer lugar el aceptado como Pariente, el ascendido a Primo, Primo Hermano e Iniciado.  Desde que somos aceptados como pariente-seguidores, somos admitidos en calidad de practicante de la causublimación[2].

El Servidor

El Servidor es aquél que se ha integrado al servicio de las aspiraciones misionales de nuestra Orden. 

La conducta que hemos concebido en la personalidad del Servidor es la de aquél que sirve a sus semejantes como una ofrenda a Lo Dios.
 

¿Cómo puedo ser miembro de la Orden?

 
Dentro de la Filosofía Septriónica no creemos necesario aceptar (bautizar) a los niños a tan temprana edad porque se coacta el libre albedrío de ese ser y porque se le impone una práctica de vida que no sabemos si la aceptará o no, si la observará o no, y si nos agradecerá o no. Nosotros creemos que es más positivo tener pocos miembros pero buenos practicantes de nuestras normas, que millones de miembros poco o nada practicantes, pues consideramos que para afiliarse a una agrupación, sea mística, religiosa, social etc., debemos ingresar conciente de estar de acuerdo y tener la voluntad de cumplir fielmente con los objetivos y fines de esa institución. Si no es el caso debemos tener la dignidad de abstenernos de solicitar nuestra aceptación y seguir en condición de presentados. Por eso concebimos que aquellos que no son capaces de honrar a Dios no deben ofenderlo comprometiéndose a observar las normas de una mística establecida: No deberían ser aceptados ("bautizados") en nuestra mística.
 
Dentro de nuestra filosofía, la aceptación se realiza desde la edad simbólica del misticismo septriónico, es decir, tres veces siete que hacen 21 años, edad en la cual toda la personalidad del ser, con conciencia y responsabilidad de sus actos, por su libre albedrío, determine ser o no ser seguidor de nuestra filosofía, al mismo tiempo en que se convierte en un ciudadano del estado al que pertenece.
 
Para ingresar al Septrionismo se debe participar de los encuentros lucidores (charlas, círculos de estudio, retiros) en las distintas filiales y grupos de estudio. Para aquellos que estén interesados y no se encuentran en una ciudad donde haya algún grupo, lo primero que deben hacer es entrar en comunicación con nosotros para saber cuáles son sus intereses e ir instruyendo sobre lo que es el Septrionismo.
 

[1] Que da Luz, que alumbra/ Fig. Que aclara o sirve para descubrir el conocimiento septriónico

[2] Sublimación del Espíritu (Ego), mediante el control de la causalidad.

(Extracto de Manual de Pro-Seguidores - Septrionismo) 
Купить медицинские товары по лучшей цене в Украине: тест-полоски, глюкометры, хирургическое оборудованиеhttp://diamag.com.ua